Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, elaborar información estadística y analizar tus hábitos de navegación. Esto nos permite personalizar el contenido que ofrecemos y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias. Clicando en ‘Acepta todas’ aceptas el almacenamiento de cookies en tu dispositivo para mejorar la navegación en el sitio web, analizar el tráfico y ayudar en nuestras actividades de marketing. También puedes seleccionar ‘Sólo cookies de sistema’ para aceptar sólo las cookies necesarias para que la web funcione, o puedes seleccionar las cookies que quieres activar clicando en ‘Configuración’. Ver política de cookies

Acepta todas Sólo cookies de sistema Configuración

Nos Encanta Navegar y Queremos Que Tú También lo Puedas Hacer

by Fanautic Club Date: 30-07-2018


Bob Dylan cantó “times are changing” ya hace muchos años… Y efectivamente están cambiando los tiempos hacia una economía colaborativa, hacia una optimización colectiva de recursos. Y la náutica deportiva -ahora también en España-, está adaptándose a ello. Fanautic Club, el primer Club de Navegación de España, es un claro ejemplo de estos nuevos tiempos en los que, por suerte, podemos navegar todo el año… ¡sin necesidad de tener un barco!

Te contamos porqué Fanautic funciona y es la mejor opción para -los que nos gusta- navegar. Pero para eso, veamos las 2 alternativas principales (más allá de quien "tira" de los amigos para poder navegar, renunciando a la regularidad, a la libertad de tener un barco propio, etc).... ¿cuánto te costaría tener un barco propio o cuánto te costaría chartearlo?


COMPRAR Y MANTENER UN BARCO EN PROPIEDAD

Vaya por delante que el principal problema no es comprar el barco, sino mantenerlo (Regla general: el coste anual del mantenimiento del barco ronda el 10% del valor inicial del barco). De ahí los miles de barcos amarrados en los pantalanes criando mejillón de armadores en su día Ilusionados de disponer de un barco "en el que iban a hartarse a navegar"... y lo hicieron seguramente al principio con mucha ilusión... hasta que el barco empezó a sufrir el desgaste de material; inherente al barco es tener pequeñas y constantes averías que empiezan a reclamar -cada vez más- atención, a surgir micro-arreglos constantes, absorber tiempo, repuesto de material, renovar permisos, dedicación creciente de recursos económicos y... sobretodo... "tiempo". Al poco, los barcos acaban varados o en los pantalanes atracados todo el año.

En el mejor de los casos, cuando se acerca el verano el armador se decide a ponerlo a punto para aprovecharlo -al menos- en verano.... hala! a pedir varada, ponerlo a punto, cabrearse porque el pago final duplica lo presupuestado, volver a arreglar lo que ya arreglaste -y pagaste- el año pasado, pelearte para que lo tengan a punto -o en tiempo... son conceptos incompatibles-,... una pesadilla pero... ¡por fin tienes el barco!... llega el verano y cuentas los (pocos) días reales que lo has sacado en todo el verano... y te echas las manos a la cabeza cuando ves a cuánto te ha salido el "día de navegación" ;-(

Y es que comprar no sólo es el valor de compra, hay que añadir la equipación, electrónica, etc, ITP - IVA, ITB Matriculación, Tasas, registro de barco, LEB, Hoja de Asiento, Certificado de Navegabilidad, Permiso de Navegación y un largo etcétera. Y todo esto ANTES de empezar a navegar. Y ahora los gastos mensuales: seguro, mantenimiento, revisiones, amarre y suministros.

Mejor miramos otras opciones...

ALQUILAR UN BARCO MEDIANTE CHARTER NÁUTICO

Aquí también hay una Regla general; con el coste de mantenimiento anual que supone poseer un barco o velero en propiedad se puede alquilar un barco similar o de mayor categoría durante una semana al año. El principal problema es estar sujeto a la disponibilidad de embarcaciones y a los precios super-cambiantes de fechas. Es una opción muy cara que no te permite mejorar ni convertirte en un experto patrón.

Y ojo, si eliges alquilar no dudes en contratar un patrón si no estás al 100% seguro ya que un siniestro en la mar es una de las situaciones más comprometidas y poco deseables que hay (el coste de alquiler, eso sí, es bastante más elevado).

El charter siempre sabe a poco… ¿Entonces?

LA MEJOR OPCIÓN FORMAR PARTE DE UN CLUB DE NAVEGACIÓN

Las ventajas de ser socio de un club de navegación son claras, con una promesa tan potente como real: mediante una cómoda suscripción (¡menos de lo que te costaría el amarre o el mantenimiento de la embarcación!) lo tienes todo el año en uso particular y navegando siempre que quieras!:

  1. Dispondrás de la embarcación que hayas escogido como si fuera tuya, sin tener que preocuparte de nada (ni amarres, ni seguros, ni papeleos, ¡¡¡NI MANTENIMIENTOS!!!, etc).
  2. Podrás navegar -de forma garantizada- 3 salidas al mes. Y todas las veces que quieras con las Salidas Last-Minute sin pagar un euro más (siempre que el barco esté disponible, que lo suele estar gracias a nuestra estricta política de limitación de número de socios por embarcación).
  3. Podrás navegar mediante la fórmula de Fanautic Club de Navegación en Red en las distintas bases del Club (Península, Baleares y Canarias) ¡¡a precios muy ventajosos!!
  4. Puedes hacerte socio con alguien más y de este modo compartir el coste de la cuota mensual (y las salidas con el barco).
  5. Aunque tengas titulación, es posible que no te sientas seguro/a de llevar el barco: no te preocupes, con la cuota de alta (pago único de 495€) incluimos una formación exclusiva para ti para que puedas gobernar el barco con seguridad.
  6. Además, siempre que salgas a navegar dispondrás de un teléfono de emergencias y asistencia 24 horas. Somos muy buenos formando expertos patrones.


Fanautic Club de Navegación es el mayor Club de Navegación de España, con más de 65 embarcaciones en más de 20 bases repartidas por toda la geografía española (Península, Baleares y Canarias) te permite navegar en tu propio barco sin tener que comprarlo o costear su mantenimiento.